martes, enero 19, 2010

PONFERRADA QUERÍA TAMBIÉN SU COLEGIATA (2ª PARTE)


PONFERRADA QUERÍA TENER SU PROPIA COLEGIATA (2ª PARTE),

por Xabier Lago Mestre.



Ante todos estos milagros, la fama de la Virgen de la Encina llegó ante los oídos del propio rey Felipe V. Según el Deán de Astorga, una misa ante ella “parece la ofreció S. Magestad porque esta Señora le concediese sucesión, de que carecía, i con efecto la tuvo en el nacimiento de el Sr. D. Luis I, siendo el tiempo en que S. M. mandó cumplir su promesa (…)”. El documento nos descubre la respuesta popular de esa misa de patrocinio real, “fue tanta la concurrencia de todos los Pueblos de esta Provincia (…), que con ser la Iglesia mui capaz en grado, que equivale a muchas de las Colegiatas de España, no cupo en ella la quarta parte de las gentes (…)”. Y así se indica que hubo procesión general por las calles de Ponferrada, “que no cupiendo las genstes por las calles, valcones, i ventanas, no hubo la más leve disensión, ni quimera; quedando esta Provincia con el ejemplo de su Monarca enfervorizada (…)”. Todo lo cual supuso nuevos ingresos para la Iglesia de la Encina, “i singular devoción con la que, con todo júbilo, i alegría, han tributado, i tributan los mayores cultos, i obsequios a su Soberana Patrona, i Reina (…)”.

Los milagros descritos, el apoyo popular y el patronazgo real sirvieron para fundamentar, a comienzos del siglo XVIII, “la mutación de esta Iglesia en Colegiata (…)”. Pero también hubo circunstancias negativas, “con la desgracia de ser el tiempo, en que no había en la Corte aquella tranquilidad, que pudiera dar tiempo a su Monarca, para con quietud pensar el modo mas proporcionado, con que pudiera tener efecto esta nueva Creación a que su Católico Celo se inclinaba (…)”. Otros factores adversos fueron la Guerra de Sucesión y no contar con los apoyos precisos, “como por no aver habido posterior a ellas personas, que se hayan dedicado esponer en la consideración de nuestro Monarca estos antecedentes (…)”. Recordemos que la declaración de la Colegiata de Villafranca tuvo el apoyo local de los propios Marqueses de Villafranca, cuyo titular desempeñó cargos políticos en Italia, cerca del propio papado.


El Memorial de 1775 nos recuerda que “aunque los muchos años, que se han pasado, i el componerse la creación de Colegiata de muchos ramos costosos, pudieran enfirar, i desviar los animos de los que suplican, en subscitar, i continuar su Pretensión (…)”, continua la reivindicación a finales del siglo XVIII en base a tres razones. La primera, “para el mayor Culto, i veneración de esta Soberana Imagen (…), i tributada con Cultos de la mayor solemnidad que que es acreedora (…)”. La segunda, le recuerdan al Monarca actual “que es hijo de quien hizo la Oferta, i de quien heredó, así la devocion, como las demás virtudes de aquel bienaventurado Monarca (…), no es mucho estén consentidos en que se verifique el pago, mayormente quando consideran la Piedad, Religión, i Celo de V. Magestad (…)”. Y en último lugar, “que no pretendiendo esta Villa la más leve diminución de el Erario de V. M. para esta Obra, i si solo su consentimiento, i Magestuosa Protección (…)”. Esta insistencia en no gravar el erario real resulta fundamental del razonamiento de Ponferrada.


Nuestra villa del Sil trae a colación que “no teniendo esta Provincia Persona caracterizada natural de ella, que se halle al lado de V. M., a quien encargar dedique su devoto influjo a la consecución de su pretensión (…)”. Es decir, Ponferrada carece de una persona cercana al Monarca para que favorezca su pretensión, por eso recurre a lo argumentado en este Memorial. Así pues, se entra de lleno en la propuesta de organización eclesial de la futura Colegiata ponferradina, y más concretamente en el financiamiento de la nueva institución. Se proyecta dotar a la Colegiata con doce Canónicos, “asignando a cada uno la renta de ocho mil reales (…), cuya cantidad con la de los treinta i seis mil asignada a los Vicarios, quedará el total producto de los Curatos reducido a veinte i ocho mil (…)”. Otros cargos asignados a la futura Colegiata son: un organista, un maestro de capilla, un pertiguero, un sacristán mayor, acólitos, campanero, barrendero, el secretario y abogado del Cabildo. Además habría que reservar recursos para la fábrica de la Iglesia, el administrador y el contador del Cabildo.


Se propone convertir en los doce nuevos Canónigos necesarios los doce Curatos de los pueblos de S. Juan de la Mata, Viñales, Congosto, Calamocos, Castropodame, Corullón, Lago, Carucedo, Villanueva de Valdueza, Valtuille de arriba, Dehesas y Carracedelo. Los sustitutos de estos últimos serían Vicarios perpetuos. El Rector de la Encina está acompañado por tres Prebendados o Compárracos. Se propone que el dicho Rector quede como Canónigo y los tres prebendados pasen a ser Canónigos medios Racioneros.

También se proponen obras en el Coro de la Iglesia, “para cuya Obra i también para equipar la Sacristía de Ornamentos, vasos Sagrados, i demás alhajas proprias de un Colegiata (…)”, también se formula el remedio económico. Se trata de pedir un nuevo arbitrio o tributo a S. Majestad para su financiamiento público. Siguiendo el ejemplo de la reparación de la fábrica del claustro de la Catedral de Astorga, para lo cual se creó un “arbitrio de un real en fanega de Sal de toda la que se vendiese en los Pueblos de su Obispado por espacio de veinte años (…)”, se demanda al Rey que “continue su imposición por espacio de quince, incluyéndose en dación solo los Pueblos comprehendidos en esta Provincia, de que es Capital esta Villa, por cuya razón parece tiene igual derecho a su percepción (…)”. Visto lo visto, podemos deducir que la creación de la Colegiata para Ponferrada iba a tener importantes consecuencias tributarias, tanto para nuestra villa como para el resto de villas y lugares de la provincia berciana. Pero para la mentalidad de los promotores de la Colegiata, lo importante era el “mayor socorro a las necesidades Spirituales de esta Villa, i los de su Provincia por el mayor número de Eclesiasticos que habrá, i lo que más es, la exaltación, i devoción que tendrá esta Soberana, i Milagrosa Imagen, i por ella la mayor gloria, que disfrutará Vuestra Magestad como Patrono, i Fundador (…)”.


O Bierzo, diciembre de 2009.

http://www.blogoteca.com/obierzoxa
http://www.ciberirmandade.org/falaceive
www.partidodelbierzo.com

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home