jueves, mayo 10, 2018

LAS RESISTENCIAS HISTÓRICAS DE LOS CONCEJOS DE EL BIERZO.



LAS RESISTENCIAS CONCEJILES.
por Javier Lago Mestre.
Colectivo cultural Fala Ceibe do Bierzo.
falaceibe@yahoo.es

Asistimos a una dinámica antipedánea por parte del Gobierno Central. Hoy con el R. Decreto 128/2018 que obliga a la presencia de funcionarios de habilitación nacional en las pedanías. Antes con la aprobación de la Ley de Racionalización de la Administración Local (2013) que impuso nuevos requisitos a nuestras pedanías.



Lo cierto es que los concejos bercianos presentan una historia de resistencia continua antes los poderes superiores. Ya en 1388 los vecinos de Los Barrios pugnaron con el obispo de Astorga por el derecho a elegir sus oficiales, “aunque los vecinos de aquellos varrios habían nombrado sus jueces y alcaldes, según costumbre, el señor obispo les había privado de ejercer justicia” (G. Cavero, 1996).

La implantación del corregidor de Ponferrada, por los Reyes Católicos, favoreció las demandas de justicia real frente a los abusos señoriales. Así aconteció con los vasallos del monasterio de S. Andrés de Espinareda, organizados en concejos, “vecinos e procuradores de los concejos de los lugares de santa maria de Tonbrio e de santa maryna de ribadesyl e del concejo de lugar de lilio” (1504) (P. García Cañón, 2012). 



Los concejos sirvieron para unir a los vecinos frente a los grandes señores. Esto aconteció cuando Villavieja firmó su fuero colectivo con los marqueses de Villafranca (1517). De esta forma se fijaron las relaciones entre señor y concejo, con la intención de defenderse de forma comunal frente a los abusos sistemáticos (Fco. Prada Fernández, 2017).

En el siglo XVII, ante la presión fiscal y militar de la Corona, los concejos bercianos reclamaron sus exenciones. Este fue el caso de la merindad de La Somoza frente al reclutamiento de soldados (1695). Y el concejo de la Quintería de Montes defendió su exención fiscal (1605). 

  
En los pleitos entre los señores y los concejos bercianos, éstos últimos tuvieron que endeudarse para soportar mejor los gastos judiciales. Cortiguera pretendió comprar por 630 ducados su jurisdicción ante su señor Joaquín de Cancelada (1770), para ello su concejo tomó un censo (préstamo) del monasterio de S. Miguel de las Dueñas (J. Balboa de Paz, 2017).
Tras las guerras napoleónicas se produjo la revolución liberal que cuestionó el régimen señorial. Los concejos bercianos aprovecharon la coyuntura para atacar a sus señores. En el marquesado de Villafranca todos sus concejos rurales se quejaron por “la opresión que han sufrido en los tiempos que el Alcalde de la Vª de Villafranca tenía en práctica y ejercicio de su jurisdicción” (1814).


MAPA DE LAS PEDANÍAS DE EL BIERZO.


Los Gobiernos estatales ejecutaron sucesivas desamortizaciones liberales contra los bienes monásticos y comunales. Muchos de estos bienes eran objeto de explotación por los concejos. De ahí que ante la amenaza política de segregación, los concejos tuvieron que reaccionar para adquirirlos por subasta (M. García Glez. 1994).

Con el Franquismo, durante el período de autarquía, el régimen atacó los bienes comunales de los concejos bercianos. El Plan forestal español pretendía controlar los montes comunales para conseguir madera. Destacaron las resistencias de Páramo del Sil, Sésamo y Candín ante los ataques a la economía agropecuaria.

O Bierzo, maio de 2018.
www.facebook.com/javierlagomestre

http://sites.google.com/site/obierzoxa http://www.facebook.com/xabierlagomestre www.twitter.com/obierzoxa http://www.blogoteca.com/obierzoxa http://obierzoceibe.wordpress.com http://www.ciberirmandade.org/falaceive www.ponferrada.org www.partidodelbierzo.es

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home