jueves, septiembre 06, 2018

LOS IRMANDIÑOS BERCIANOS.

LOS IRMANDIÑOS BERCIANOS.
por Javier Lago Mestre.
Colectivo cultural Fala Ceibe do Bierzo.
falaceibe@yahoo.es

En el año 1467 hubo una importante revuelta antiseñorial por parte de los llamados irmandiños gallegos. Esta rebelión popular también tuvo su influencia en la región de El Bierzo. Sabemos que los irmandiños ocuparon las posesiones bercianas del conde de Lemos. Así, la columna de Pedro Osorio entró por Valcarce y la de Alonso de Lanzós por el valle del Sil. Ambas contaron con el apoyo del jefe berciano, Álvaro Sánchez de Ulloa, señor de Arganza (I.Garcia Tato, rvta. Estudios Gallegos, 2018). Tampoco debemos olvidar que hubo otra columna irmandiña que actuó en Sanabria contra el condado de Benavente (I. Beceiro Pita, El condado de Benavente).

El conde de Lemos, Pedro Osorio fue cercado en Ponferrada por los irmandiños gallegos y bercianos (septiembre de 1467). La revuelta popular buscaba derribar los símbolos del poder señorial, caso de los castillos. Por eso en El Bierzo fueron atacados los castillos de Sarrazin, Pena Ramiro, Cornatelo, Corullón y Lusio. Como consecuencia del conflicto el dirigente berciano, Álvaro Sánchez de Arganza, fue apresado y asaeteado en Ponferrada (octubre de 1467).


Ante la presión irmandiña, el conde de Lemos huyó desde Ponferrada en busca del apoyo de la nobleza leonesa. Así estuvo en el castillo de Luna, de los Quiñones. También acudió a la judería de León a vender su plata para reclutar su ejército. Además el conde estableció una alianza con el señor de La Bañeza, al casarse con su hija María de Bazán (febrero de 1468). Otra alianza estratégica se formó con el marqués de Astorga, antes su enemigo, al cederle los castillos de Sarria y Chantada, “haría la donación quel marqués le pedía por librarse de el y que cesasen las armas, mas que la haría forzado y contra su voluntad” (septiembre de 1467).

El conde de Lemos, Pedro Álvarez Osorio, buscó el apoyo de la hermandad de Castilla. Los regimientos de Ponferrada, Villafranca y Cacabelos, controlados por el conde, se dirigieron a la Junta de Madrigal (febrero de 1468) para solicitar su ayuda. Dicha Junta resolvió a favor de la recaudación de dinero y reclutamiento de gentes que serían controlados por el dicho conde (Carlos Barros, Os Irmandiños da Terra de Lemos).


La reacción señorial no tardó en llegar. La alta nobleza se organizó en defensa de sus privilegios. Así se organizaron con sus columnas desde Portugal, Galicia y Castilla. Ésta última estuvo formada por el conde de Lemos, Pardo de Cela (Mondoñedo) y Alonso de Lemos (señor de Sober y Ferreira). Todos ellos atacaron y derrotaron a los irmandiños de El Bierzo, Lugo y Lemos (E. Pardo de Guevara, Don Pedro Álvarez…).

De la posterior represión berciana sabemos que el conde obligó a los vasallos a reconstruir sus castillos, “Hi de puta, villanos, qué os hacían las mis fortalezas que estaban hechas, e si vos e los otros mis vasallos no me las derrocásedes non os las mandara hacer”.  El conde de Benavente fue más duro pues llegó a quemar la localidad irmandiña de Cobreros, en Sanabria. Mientras Pardo de Cela insistía, “ynchiese los carballos de los dichos vasallos”. 

O Bierzo, setembro de 2018.
www.facebook.com/javierlagomestre

http://sites.google.com/site/obierzoxa http://www.facebook.com/xabierlagomestre www.twitter.com/obierzoxa http://www.blogoteca.com/obierzoxa http://obierzoceibe.wordpress.com http://www.ciberirmandade.org/falaceive www.ponferrada.org www.partidodelbierzo.es