sábado, agosto 31, 2013

POR LA DEFENSA LINGÜÍSTICA DE EL BIERZO.

POR LA DEFENSA LINGÜÍSTICA DE EL BIERZO, 

Por Xabier Lago Mestre, 
Pte. Colectivo cultural Fala Ceibe.

Cada cierto tiempo se recupera una vieja polémica sobre la denominación del territorio berciano. Hace años surgió el debate con la contracción o no de la preposición de y El Bierzo. La RAE sentenció a favor de la contracción “del Bierzo”. Ahora vuelve la discrepancia con el artículo acompañante, en mayúscula o en minúscula, ¿el o El Bierzo?. Por supuesto, la máxima autoridad filológica del Estado resuelve en apoyo del uso del artículo en minúscula. En ambas ocasiones la institución madrileña ha determinado en contra de la aspiración local berciana.

Tanta polémica terminológica, de carácter periódico, significa que el problema sigue sin resolverse puesto que hay resistencia a aceptar las sucesivas decisiones de la RAE. Y lo cierto es que en este territorio periférico existe una secular capacidad reivindicativa frente a las imposiciones lingüísticas foráneas. Como ejemplo, la demanda histórica que pervive sobre la recuperación de la lengua gallega en El Bierzo occidental.


El problema de fondo es que los bercianos y las bercianas consideramos que la expresión El Bierzo tiene una expresividad singular, visual y gráfica, que nos reafirma como territorio y colectividad social. Entendemos que en El Bierzo, el artículo El forma parte intrínseca de nuestra denominación identitaria, patrimonial y tradicional. Por supuesto, no tiene lógica intervenir en un uso lingüístico social plenamente normalizado.  En fin, estos son aspectos sociolingüísticos que para nada tiene en cuenta la RAE. Eso sí, la norma gramatical española acepta excepciones terminológicas para los casos del estado de El Salvador, o ciudades como Las Palmas, El Escorial…, o el diario El País. Así pues, el ente académico central también sabe razonar su discrecionalidad normativa cuando se relaciona con otros poderes institucionales superiores, los comentados estado, ayuntamientos o medio de comunicación. El Bierzo, con menor consideración institucional, no merece las excepciones gramaticales, de no contracción y del artículo determinado en mayúscula. 

La RAE se basa únicamente en aspectos normativos y ortográficos para defender sus criterios uniformizadores a nivel estatal. Si se fija la norma gramatical es para que se cumpla en todo el Estado. Lograr este objetivo es fundamental, por eso intenta evitar cualquier excepción, propia de la diversidad territorial y poblacional peninsular, que cuestione su autoridad académica y lingüística. En este contexto hay que rechazar la disidencia denominativa que se propugna desde El Bierzo porque puede ocasionar un mal precedente a imitar por otros territorios o comunidades. 



La RAE necesita mantener su estatuto jerárquico mediante la imposición de una norma gramatical española. Y para esto resulta fundamental que los diversos territorios y poblaciones acepten su doctrina sin cuestionarla. Esta tarea es especialmente complicada, tanto en la península como en los países hispanoamericanos. Ya me dirán gran problema plantea nuestra minoría territorial reclamando la singularidad escrita, fonética y gramatical, en el caso de El Bierzo, ante el descrito universo idiomático español de millones de hablantes.

Ahora bien, ¿dónde y quién debe fijar la denominación de un territorio? En el propio espacio territorial por sus habitantes, en este caso los bercianos y las bercianas. Sobran las interferencias foráneas que intentan influir, cuando no condicionar, los usos lingüísticos populares. En este caso no hacía falta la consulta previa del Consejo Comarcal de El Bierzo pues esta institución debe asumir las prácticas idiomáticas locales sin tener que recurrir a una institución elitista y lejana que tiende a uniformizar los usos lingüísticos según el baremo castellano. Mejor haría el Presidente del Consejo Comarcal en cumplir con los mandatos legales, del Estatuto de Autonomía de Castilla y León y de la última reforma de la ley de la Comarca, sobre el uso institucional del idioma gallego. Resulta lamentable que para nuestros políticos el idioma castellano merezca toda su atención gramatical mientras que la otra lengua de El Bierzo, la gallega, sea ignorada sistemáticamente.


Sólo cabe esperar que en la próxima polémica sobre la denominación de El Bierzo no se refiera a la eliminación del artículo de El Bierzo. La RAE argumenta en su favor que como dicho artículo determinado no es parte inherente del nombre propio se puede prescindir de él, caso de “su Bierzo natal”. Bien sabemos que hay marcas empresariales locales que ya sólo utilizan Bierzo, sin artículo. Por consiguiente, esta institución académica lo tiene fácil para fundamentar la eliminación futura del artículo, sólo hay que consultar la etimología latina o medieval, conservada en la documentación monástica. Y es que la capacidad de intervención de las instituciones sobre los usos linguísticos normalizados de los ciudadanos no tiene límite. Ojalá los bercianos no aceptemos esta nueva decisión idiomática oficialista de la RAE y sigamos apostando por la libertad de expresión en nuestra tierra de El Bierzo.

O Bierzo, agosto de 2013.
www.obierzoceibe.blogspot.com



http://sites.google.com/site/obierzoxa http://www.facebook.com/xabierlagomestre www.twitter.com/obierzoxa http://www.blogoteca.com/obierzoxa http://obierzoceibe.wordpress.com http://www.ciberirmandade.org/falaceive www.ponferrada.org www.partidodelbierzo.es

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home